< anterior proximo >
<< indice imprimir #

Una de las historias de Ruiz, debe tener varias más

           Me hice amigo de Ruiz , un gordito simpatiquísimo de unos cincuenta años y vestir impecable, se llama Juan Ruiz , pero le dicen Vendetutti , es el comisionista del pueblo, va a todas partes con su auto, cualquier cosa que alguien quiere comprar se le encarga a Vendetutti y él te la consigue, te la trae tu casa y hasta te la financia en cuotas si no estas sindicado como mal pagador.
           Asimismo hace trámites en San Antonio y Viedma, gestiona partidas de nacimiento, de defunción ,despacha encomiendas , saca pasajes etc. ,en pocas palabras hace de todo y por lo general bien.
           Es un hombre honesto y por su trabajo cuida su buen nombre celosamente , su fama es que su palabra es como un pagaré firmado.
           El martes a la tarde se llegó hasta mi casa para preguntarme unas direcciones en Buenos Aires, la chilena que limpia se estaba yendo, la casa estaba limpia y ventilada ,a ella no le importa que haya - 3° ,abre todo aunque afuera el viento ruja como un león .
           Prendimos el hogar ,y con una ginebra charlamos un rato largo, me contó de su trabajo
           __Vea Jorge__(debe ser el único que me llama así, lo debe haber leído en un manual de ventas norteamericano, porque para los gringos el llamarte por el nombre es como tutear para nosotros)__en este trabajo, el mío, lo importante es cumplir siempre al pié de la letra , a mi por eso me contratan empresas grandes a veces en San Antonio , le cuento : cuando llegó la TV , pusieron una repetidora de un canal de Buenos Aires , me contrató una empresa importante ; yo diseñe el plan de ventas, imprimí los formularios y me largué a la calle con dos vendedores mas.
           Empecé a levantar pedido como loco, ofrecía televisores de 20 pulgadas ,de primeras marcas, a elección , a precios de mercado, competitivos , en cuotas fijas sin interés , de diez pesos mensuales , sin anticipo y la primera a la entrega del televisor en un mes mas o menos , sin seña ni nada, había una inflación terrible...
           __Alto ahí!! , eso es ridículo, es una estafa seguro.
           __Me ofende Usted!, eso nunca! , yo levantaba pedidos , plata no toqué jamás! , sigo , se garantizaba la calidad de la imagen , al día siguiente , a lo sumo dos días venía el instalador y le colocaba la antena y dejaba la boca de salida en el lugar en que se le indicaba , una o varias, cobraba su trabajo y dejaba el recibo en regla.
           La chimenea producía un ruido como el de un motor recién ajustado ,cuando sopla afuera y el tiraje está caliente saca las llamas y el humo, pero el calor que estas refractan inunda la casa ,.Era un sensación deliciosa .
           __Otra ginebra, Ruiz?
           __Si dele . Dele nomás, gracias... hasta ahí nada mas.
           __Bueno, ¿y?
           __Y que?
           __Y como terminó ese asunto?
           __Ah! , muy bien. En un mes gané lo que ahora gano en seis meses . Hay que ver lo duro que se puso todo desde la devaluación . Yo creo que...
           __Espere! , a la gente les dieron los televisores?, eran robados?
           __Robados no! , yo no vendo cosas robadas , hay que cuidar el nombre. Yo...
           __Oiga Ruiz, déjeme de joder , los entregaron o no? Eran así las cuotas?
           __Ah! , que se yo , la empresa que me contrató solo vendía antenas .Yo solito ,sin contar a los otros que subcontraté , vendí unas dos mil en un mes, que época!
           __Una estafa! Una redonda y vil estafa!!
           __Pero Jorge, todo lo que se cobró se entregó , nadie pagó un solo peso por los televisores .Solo los pidieron ,yo hice las notas de pedido nada mas, todo legal, todo bien .
           __Oh! sheet!!
           __Bueno, me voy, gracias por los datos y la ginebra , ahí le dejé mi tarjeta, no quiere que le traiga algo de Buenos Aires?
           __Gracias Ruiz, cualquier cosa le aviso.
           __A sus ordenes Jorge.
           Se puso el gabán, se acomodó la bufanda y se tapó la pelada con la gorra . En cuanto abrí la puerta corrió hacia el auto, al que el perro ya le había meado una goma de adelante.
           Cerré la puerta, recogí los vasos y las tazas de café , los puse en la mesada , al volver por el frasco de azúcar ví la tarjeta sobre la mesa.
Me parece que el tiraje de la chimenea se la llevó aún antes de que ardiera.
¡¡ Como sopla el viento aquí en Vizcacheras!!!!